Cuando fui turpial

Alguna vez quise ser un pájaro. Soñaba yo con ir alzado en vuelo sobre las ramas del patio inmenso que habí­a en la parte trasera de la casa de mis abuelos, y que daba justo a la calle principal del pueblo. Viajaba en el umbral de la hipnosis de los frutos del mango a la corteza raí­da del nogal que un dí­a fue el orgullo de mamá Ana. Sin apuros, sin destino. Dos alas para procurarme el fluí­r de la vida y un pico que me asegurase el equilibrio enzimático.

Muchas noches, en la conocida posición de expectativa que suponen dos ojos queriendo escapar hacia la luna a través de la ventana, mi humanidad se engañó a sí­ misma y voló a la copa del árbol que coronaba el patio. Desde allí­, altanero, gritaba mi conciencia cada sentimiento guardado entre las paredes construidas durante años por el rigor del ser social, pero cada grito formaba, al contacto con el aire, las ondas de un trinar. Iluso yo al pensar que el gorjeo era sonido ajeno al oí­do humano. Así­, desprevenido, liberaba mis verdades inacabadas al aire frí­o de esas noches de pueblo perdido en el olvido que empezaba al terminar la carretera de llegada a Los Rosales.

Como yo, en Los Rosales siempre hubo soñadores que se imaginaron emular el vuelo de una golondrina o un turpial. Porque en Los Rosales no hubo nunca nada más que golondrinas y turpiales; así­, nunca hubo nada más que imaginasen los soñadores. Cuestionable actitud aquella, que sólo podí­a comprenderse en la observación de la geografí­a del pueblo, rodeado de montañas a tal punto que el horizonte perecí­a en unas cortas 50 hectáreas en cualquier dirección.

Resultado de esa noche de euforia, de baile de onomatopeyas, de agitación de alas, vino una mañana de sol rotundo que golpeaba el cuerpo desnudo de quién aquí­ cuenta, extendido en mitad de la calle; esa principal que atravesaba las ocho manzanas que contaba el caserí­o.

Al abrir los ojos, atacados por el astro fulgurante que despuntaba al oriente con mayor fuerza que de costumbre, me encontré observado por un tumulto disperso que se alineaba a lado y lado de la calle, murmurando entre ellos historias de un loco que habí­a aterrorizado al pueblo entero la noche anterior en una inusitada correrí­a acompañada de improperios hacia el dios de sus cielos y los hombres de esta tierra.

Pero pa’ muertos

Pasaron meses sin verlo y me habí­a quedado con la duda sobre su paradero. Pero, como suele suceder, al girar por un pasillo entre dos bloques de apartamentos, me lo encontré de frente con una sonrisa de oreja a oreja, como es habitual:

  • Parceriiiiiito. Tiempo sin pillalo
  • A lo bien hombre, la última vez que te ví­, ibas a encontrarte con el El Tamaludo y no supe nada más de vos
  • Aaah, pero eso fue hace rato ñerito, ese man me pintó una vuelta muy bandera y no le copié
  • Y entonces¿?
  • Nada, salí­ de farra con el man y le saqué una motilada, pero me abrí­ del parche
  • Qué estás haciendo ahora entonces¿?
  • Camellando parce, no te diste cuenta que voy a tener una pintica¿?
  • No jodás hombre y eso con quién¿?
  • Con la Yurany parcerí­n, usté sabe que esa ha sido mi polla de siempre.  Me colocaron a camellar con el papá della y todo
  • Don Pacho el que hace féretros
  • Ataules mi niño, puros ataules.  Me tienen voliando lija de sol a sol, puliendo piyamas de muñeco
  • Pero bien, te noto contento
  • Usté sabe ñerí­n, la vida es bonita. Si pillara los meros cajones que estamos sacando.  Eso se siente uno como diseñando naves, pero pa’ muertos
  • Vos sos un caso hombre, te felicito por lo del bebé
  • Estoy juete mi negro, pille que hasta gordo estoy
  • Eso noto, la estás pasando bien
  • Sisas ñerito, pero me tengo que pisar, voy pa’ control con la Yurany
  • Listo pues, saludámela.  Siempre es un gusto encontrarte bien
  • Todo bien ñerí­n, usté sabe que la buena…
Y siguió, con su paso alegre.  Ahí­ fue cuando noté que su sonrisa ahora lo cubrí­a de pies a cabeza. El parcero va a ser padre, tiene trabajo, está gordito y se le ve feliz.