Anacrónico Paisajista

Publicado hace 11 años

Cómo conocer el lí­mite si llega el mareo antes que el borde que buscás. No hay camino posible. No hay combustible que alcance. Todo es intención. La determinación no arriba. Somos vací­o adornado a fuerza de ilusiones escondidas en rincones que evitamos visitar. Somos una farsa. Pollos farsantes.

Anacrónico paisajista que idolatrás a los delfines.
Anacrónico paisajista, cocinero paranóico.
Anacrónico paisajista con tus achaques de mohosa leontina.
Anacrónico paisajista sin más que tu terquedad.

No queda más que recoger las cartas y barajar de nuevo. Apuestas al centro.